Noticias y blogs

Milenials a la carga: Marc Isaac

Milenials a la carga: Marc Isaac

En casa, mantiene unida a su familia y fuera ayuda a promover a ACN por todo el mundo

 

El paso de  Marc Isaac cambió cuando cambió  de ritmo.

Le sucedió a un estudiante de primer  año de universidad que había tomado un camino parecido al que muchos de nosotros tomamos. Ha sido nadador competitivo la mayoría  de su vida. Ganó dinero en un restaurante Johnny Rockets, sirviendo hamburguesas y batidas con música y baile.

“Era horrible”, dijo durante su discurso de ascenso a RVP.

Impulsado por un abrumador deseo de  unir a su familia, Marc aceptó el llamado. Este vino de un amigo que lo invitó a una reunión de una oportunidad de negocios. Mientras tanto, Marc observaba a sus padres distanciarse cada vez más.

Los Isaac vivían en Houston, Texas, pero su padre, Emmanuel, trabajaba en Austin, a dos horas y media en auto.

“Ganaban dinero, pero no tenían tiempo”, comentó Marc. “Había más discusiones debido a ello, en lugar de extrañarse cuando todo el mundo estaba lejos.  Todo el mundo se quejaba”.

La mamá de Marc, Juliet, tuvo una mala experiencia en el mercadeo de redes para una empresa basada en productos.

“Mamá le dijo que no lo hiciera”, cuenta la hermana mayor de Marc, Maerilly. “Pero lo hizo comoquiera. Sabía que podía ayudar a la familia”.

Marc también sentía el reloj correr. Menos de un mes después de unirse, Marc recorrió las 1,200 millas hasta Charlotte para su primera convención. “Inmediatamente vi más en esto que solo el ingreso residual”, dice Marc.

Así que convenció a su hermana y a su mejor amigo de que se unieran. Con el tiempo, ascendieron a RD. Su hermana ascendió a RVP hace poco. Los allegados de Marc vieron el cambio. “Vieron cómo ACN satisfacía ciertas cosas en mi vida”, explica Marc. “De ACN se pueden aprender muchas cosas”.

En poco tiempo, Marc también dejó los estudios. “Sentí que me había transferido a la Universidad de ACN”, comenta.

Confundido por su futuro

El padre de Marc era vicepresidente de una empresa de ingeniería. Su mamá era facturadora en el sector médico. Maerilly era la estudiante brillante. “Me sentía confundido por mi futuro”, recuerda Marc.

Marc estudiaba el éxito, dice, de los principales líderes de ACN. “Me encantaba porque se aplicaba a mi futuro”, dice Marc. “Aprendí a comunicar, a influenciar y a liderar. Esas cosas son cruciales para la vida”.

Una lesión puso fin a las aspiraciones de natación de Marc antes de que fuera a la universidad. “Las cosas en la vida pasan por ti, no te pasan a ti”, reflexiona. “Apliqué esta competitividad a lo que estaba haciendo con ACN”.

Sin embargo, en algunos meses, su negocio de ACN también sufrió obstáculos. Marc perdió su camino y su ímpetu. Así que recurrió a su mentor  Emmanuel, su papá, quien dejó que Marc se desahogara. Después le dijo a su hijo que terminara lo que había comenzado.

“Se convirtió en la transición más importante de mi carrera”, dice Marc. “No había otra forma, más que triunfar. ¿Por qué me uní? Por mi familia. Y me recordaron mi motivo. Fue un llamado de alerta. Me volví incansable después de ahí”.

Su emprendimiento podría haber terminado antes de que despegara. Pero la experiencia lo iluminó en vez. Transformó su forma de hablar sobre la Oportunidad de ACN.

“Me aseguré de que la gente supiera que no es fácil desde el principio”, dice Marc. “Va a ser un reto. Con ACN, uno tiene apoyo”.

Hermano de otra madre

Sam Almasri vio a Marc por primera vez en un evento regional en Texas. Le sorprendió lo bien que Marc sabía expresarse, dice. Poco después, Sam conoció a Emmanuel Isaac, quien le dio un consejo: pídele a mi hijo que sea tu mentor. Sin titubear, Sam hizo lo que le dijeron.

“Nuestra relación se ha vuelto más dinámica”, dice Sam. “Me honra decir que es más que un mentor. Es más que un amigo. Es familia. Mi hermano de otra madre”.

Cabe señalar que Marc Isaac no siempre fue un empresario pulido.

Siempre fue, y Maerilly diría que todavía es “BIEN pesado cuando era niño”, cuenta ella. “Sabe cómo sacarme de quicio”.

“Mi hermanito bebé”, como le dice Maerilly aún, le presentó lo que es ACN. “La razón por la que era tan pesado es porque es insistente”, cuenta ella. “Sabía lo que quería y no dejaba que nada lo detuviera”.

Esa tenacidad le viene bien a la hora de llevar a ACN a su tierra natal, las Filipinas, y a Asia. También le ayuda con una mujer especial en particular: Miranda Alicia.

Marc el astuto le envió un mensaje directo a Miranda por Instagram. Una pequeña conversación condujo a grandes cosas. Sus ambiciones en la vida en particular maravillaron a Miranda.

“Nunca he conocido a nadie con tanta pasión de querer ayudar a otros a mejorarse tanto como él”, dice ella.

Marc invitó a Miranda, quien vive en San Antonio, a un evento en Houston que él había organizado. Ella se incorporó al negocio antes de que él tuviera la oportunidad de preguntarle. Miranda dice que le da las gracias a Dios por el día que recibió este mensaje. Le condujo a una nueva vida. Y a un increíble romance.

“Se puso a escribirle a Miranda por mensaje directo y así se conocieron”, cuenta Maerilly. ¡No se puede ser más milenial que eso! Te lo digo, ¡va tras todo lo que quiere!”

Hemos estado rogando por una oportunidad como esta

El equipo de Marc mira videos de éxito cada semana. Se centran en promover la confianza, la cual puede hacer o destruir un negocio. Llegan a acuerdos, igual que una familia.

“Cuando hablamos de ACN, nos entusiasmamos”, dice Marc. “La gente piensa, ¿es así de sencillo? Seguir el sistema de ACN es muy sencillo, si uno le dedica el tiempo, el trabajo y sigue siendo alguien que se deja enseñar, es casi demasiado bueno para ser cierto. Hemos estado rogando por una oportunidad como esta”.

El sueño en particular hace eco en aquellos que se mudan a otras partes del mundo en su búsqueda. En ACN, Marc dice, uno no tiene jefe. Uno tiene entrenadores. Él piensa que a los milenials a veces les falta esa figura que los guíe hacia su potencial.

“Quiero poder ayudar a las personas a desarrollar la autoconfianza”, dice. “Eso es una pasión para mí. Siempre he querido ayudar a las personas a encontrar su camino”.

El presidente y cofundador de ACN Greg Provenzano dijo unas palabras durante el ascenso de Marc a RVP. Mencionó que Marc tenía un año de edad cuando ACN se estableció. Estábamos formando una empresa, dijo Greg ese día. Y alguien estaba cambiándole los pañales.

Hoy, Marc ayuda a cambiar la forma en que una generación, y un continente, buscan el éxito en la vida.

“Marc es capaz de lograr todo lo que desee en la vida”, dice Miranda. “Tiene un excelente sistema de apoyo. Su familia, su equipo, varios mentores seleccionados por los cuales siente el máximo respeto lo empujan a pensar en grande”.


Las ganancias como IBO de ACN se basan exclusivamente en la venta exitosa de productos a los clientes y el uso que estos hagan de los productos. Las personas incurrirán en gastos en la operación de su negocio de ACN, como la cuota de registro y la cuota de renovación, así como otros posibles gastos de operación.  Como con cualquier negocio, las ganancias y el éxito en ACN no están garantizados, sino que dependen principalmente del compromiso, persistencia y esfuerzo de cada persona. Es posible que las personas no generen ganancias y pierdan dinero como IBO.


Comparte esto: