Noticias y blogs

Por qué hace falta reinventarse al menos una vez en la vida

Por qué hace falta reinventarse al menos una vez en la vida

Que las cosas te vayan bien ahora no significa que no vendrán cosas malas. 

Es la realidad, y hay que tener un sentido de preparación, dice Shayla Smith. Esta RD de camino a la cima es joven, pero sabe lo rápido que pueden cambiar las cosas en la vida, en particular cuando se trata de grandes ambiciones.

“Uno se enamora y se desenamora”, dice Shayla. “Incluso puedes perder a un ser querido. Pasan cosas que te vuelcan la vida al revés”.


Efraín Tejada dice que tuvo que volcar su vida al revés desde el primer día para comenzar en ACN. Efraín, quien tenía 21 años cuando empezó, no era empresario. Nadie en su familia lo había sido. Encontrar a ACN de manera accidental fue un punto decisivo en su vida. Ya a los 20 años se había convertido en padre. 

“Tener una hija me obligó a abrirme, a crecer y a pensar como un adulto”, dice Efraín. Tenía una boca que alimentar. Ojalá fuera lo único: para poder ser exitoso, hay que hacer mucho más”.

Shayla y Efraín compartieron sus historias con nosotros. Su reinvención como emprendedores, y como personas, les permitió crear un camino en el cual pueden sobresalir en ACN.

A Shayla le iba viento en popa

Hace dos años, a mitad de una carrera universitaria en danza, Shayla Smith vivía la vida que había anticipado. Un nombre ya fijo en el cuadro de honor, Shayla no trabajaba y estaba en lo que llamaba una “exitosa relación de tres años y medio”. 

“Ni me imaginaba que mi vida tendría un cambio drástico”, dice Shayla.

La Shayla emprendedora comenzó a afianzarse, dice, cuando heredó una propiedad. Seis meses después, comenzó un negocio en ACN con esa mentalidad.

“Como bailarina, tenía que ser una persona dispuesta a dejarse enseñar”, dice Shayla. “Para tener algún éxito en la danza, o estar satisfecha con mi vida, tenía que dominar los fundamentos. Eran días largos, muchas horas y noches eternas”.


En su empresarismo, recurrió a esas cualidades. Esta vez, era ella quien llevaba las riendas.

“Todo comenzó con un salto de fe”, dice Shayla. “Sabía que, para ser emprendedora, había que ser alguien a quien la gente viera como una persona que valiera la pena seguir y darle su confianza como líder”.

Shayla emprendió en una misión de alcanzar la cima y triunfar cuando la alcanzara. 

“Tenía que rendirme y subir”, dice Shayla.

Efraín tuvo muchas dificultades

Cuando Efraín Tejada encontró el equilibrio en los negocios, supo que requeriría de algo completamente diferente para triunfar o al menos mantener su ritmo. 

“En nuestro negocio, tu equipo es tu espejo”, dice Efraín. “La persona que era a mis 21 años no es el tipo de persona que nadie seguiría. Tenía muchas dificultades. No tenía destrezas de liderazgo. Tenía la mentalidad errónea”.

Tuvo que mejorar sus destrezas para convertirse en el líder que quería en su equipo.

“Se trataba de mi mentalidad, mis hábitos, la comunicación”, dice Efraín. “A medida que me convertía en mejor líder y persona, veía el progreso. Pero aún no bastaba con eso. La persona que eres a medida que vas mejorando puede llevarte a ser TC, pero no basta con eso para llegar a más”.

Efraín necesitaba convertirse en una mejor versión de sí mismo para llegar a RVP. “Aún así, no era suficiente”, dice. Así que se apretó las tuercas para ascender a SVP. “Aún no es suficiente”, dice Efraín.

“Me mejoré para poder integrarme al Círculo de Campeones y lanzar a ACN en nuevos países, pero aún así no bastaba con eso”, dice. “Cada vez que asciendes a un nuevo nivel, comienzas de nuevo ese proceso de reinvención”.

“En este caso, estamos hablando de hacerlo todo en un idioma distinto, en una cultura distinta, en un país distinto”, explica Efraín. “Si quieres que tu negocio crezca, tienes que dedicarte a esto todos los días. O creces o mueres”.

---

La reinvención se da en todas partes: en los negocios, en la naturaleza y en nosotros mismos. Hay que plantearse muchas cosas a la hora de decidir si seguir por la misma vía o transformarse.

¿Por qué estás pensando en cambiar de rumbo? ¿Qué cosas piensas al comenzar cada día sobre el camino en el que te encuentras? Son cosas que debes preguntarte. En ACN, puedes consultar con mentores y otros que han pasado por encrucijadas similares en sus negocios.

 En última instancia, nadie sabe qué depara el futuro, y nadie sabe cuándo ha llegado el momento de la reinvención o de la perseverancia mejor que tú.

 

# # #

 

¿Te interesa cambiar de rumbo hacia tus sueños? Si has pensado en tener la libertad de ser tu propio jefe, ACN podría ser lo que estás buscando. Obtén más información sobre la Oportunidad de ACN aquí.

 

 


Comparte esto: