Noticias y blogs

#MujeresTriunfadorasdeACN: SVP Leanne Gabriel

#MujeresTriunfadorasdeACN: SVP Leanne Gabriel

La exabogada ayuda a crear justicia (y oportunidad) para todos 

Si le preguntan a Leanne Gabriel sobre su carrera en derecho antes de entrar en ACN, ella no se muerde la lengua.

“Era una vida infeliz”, responde. “Estudié derecho y trabajaba en una firma de abogados, y me encantaba. Pero se trataba solo del dinero, no necesariamente de lo que fuera correcto. Trabajaba a todas horas, incluso el Día de Acción de Gracias”.

Un día feriado perdido, junto con un horario frenético, desconcertantes deudas y las inquietudes éticas respecto del derecho se combinaron para crear ese empujón que Leanne necesitaba para llegar a ACN.

Incluso antes de que la firma agresora presentara una moción en la víspera del Día de Acción de Gracias que puso al equipo de Leanne en un apuro, la vida de los Gabriel había comenzado a complicarse.  El esposo de Leanne, Michael, viajaba mucho como consultor internacional. Tenían muchísimas deudas.

Deudas que Leanne quería ir eliminando poco a poco con un trabajito por el lado a tiempo parcial, como ACN. “Lo hice tarde en la noche, después de trabajar”, dice Leanne de ACN. Todo comenzó cuando un cliente la invitó a desayunar para hablar de asunto legales, o eso creía Leanne.

“¡En realidad era una emboscada de ACN!”, dice Leanne. “Me suscribí de inmediato. Me convenció al instante. El ingreso residual me llamó la atención”.

Leanne se centró en ciertos puestos y su potencial de ingresos. “Sabía que si podía llegar allí, sería algo increíble”, cuenta Leanne. “Pensé, ¡voy a arrasar con eso!”

Pero Leanne se encontró en territorio desconocido, ante un montón de resistencia e indiferencia. Nadie en la familia tenía un negocio de mercadeo en redes. “Incluso ni le dije a mi papá durante un tiempo”, cuenta Leanne. “No entendían por qué quería hacer esto”.

Con un sueño en la cabeza

A pesar de los obstáculos, Leanne sabía una cosa: los abogados no ganan ingreso residual. 

“¿Sabes cuando compras un billete de la lotería, andas por ahí soñando con lo que harías si ganaras?”, recuerda Leanne. “Yo hacía eso, pero fantaseaba con lo que se sentiría ¡si ya no fuese abogada!”

Sin embargo, nadie fantasea con las PBR. Y menos con las PBR a las que vas manejando por dos horas solo para encontrarte con que la persona que ibas a suscribir no se apareció. El sueño de ACN de Leanne comenzó con una “serie de desastres” que ciertamente no lograron nado para convencer a su esposo. Todavía. 

“Conseguí clientes, pero no podía lograr que nadie se uniera a mi equipo”, dice Leanne. “¡Me sentía defraudada! Mi sueño comenzó a marchitarse. Entonces, fui a mi primera convención. Me cambió la vida”.

Solo bastó con algunos momentos para que presidente y cofundador Greg Provenzano dejara una impresión en los Gabriel. A Leanne se le salieron las lágrimas viendo el ascenso de un RVP. El fin de semana también enganchó a su esposo.

“¿De verdad esto es así de genial?” dice Leanne. “ACN era todo lo que deseaba que fuera el derecho”.

Continúan las transformaciones

La transformación de Leanne fue tal que no solo pudo ascender a la cima, sino también impulsar a otros a ascender. Igual que Greg Provenzano lo había hecho por ella.

Nancy Hulsman ascendió a RVP después de ver y aprender de Leanne. Nancy aplicó lo que había aprendido no solo a su negocio de ACN, sino también a su trabajo en bienes raíces y a su vida.

“Independientemente de lo que esté sucediendo, ella siempre está optimista y apoyando a todo el mundo”, dice Nancy. “Ella hace que uno quiera ser mejor persona. Si estoy teniendo un mal día, con ella es con quien quiero hablar, porque no se va a quejar. Se me arreglan los pensamientos de inmediato”.

Nancy le llama a Leanne una “ayudante secreta” por todo lo que hace de forma anónima. A veces, ese ángel puede ayudar a  salvar una vida.

Leanne le presentó metas ambiciosas a  Jim Lambright, y la promesa de tomar un vuelo para presentar una PBR si él se reunía con ellos. Lo hizo, y ella también. Quince  IBO se unieron al negocio ese día. Pero fue lo que ella hizo por él en sus momentos más oscuros lo que tuvo el mayor impacto.

Cuando Jim se enfrentaba a lo que él llama una “depresión horrenda”, Leanne lo envió a un fin de semana fuera de casa que incluía un curso  de desarrollo personal en un Landmark Forum que ella había tomado con su familia.

“Me dijo ‘sé que eres el tipo de líder que hará esto por otras personas’”, cuenta Jim. “Ayudas a las personas que quieren que ayudes, no a los que lo necesitan. Me gustan los líderes que lideran con su ejemplo, no los que hablan”.

Tan convincente fue una de las PBR de Leanne Gabriel que ya a mitad de reunión Deborah McIver había hecho el cheque de su cuota de suscripción. Solo le faltaba saber a nombre de quién hacerlo. 

“Vengo de una industria donde tenía que crear mi propio negocio”, cuenta Deborah. “Que ella hubiera pasado por varias tormentas y era resiliente pero había mantenido la integridad era importante. No estaba dispuesta a comprometer mi integridad. Ella tampoco”.

Un “negocio mágico”

El compañerismo que prevalece en la organización de Leanne. Estaba ausente en el derecho, donde la gente trabajaba arduo, pero no junta. En este “negocio mágico”, como lo llama Leanne, aún está adicta a traer candidatos y a edificar desde la base.

Todo comenzó en su primera capacitación de domingo. Era la única mujer allí. Pasaron semanas sin que viniera ninguna otra mujer. Preguntó por qué. Nadie se lo ha ganado, le dijeron. Entonces ella puso manos a la obra. Comenzó a capacitar. Pronto, las mujeres comenzaron a formar parte de esa capacitación también.

“Tenía una oportunidad única de empoderar a las mujeres para ver qué era posible”, comenta Leanne. “Hoy, vemos a madres e hijas trabajando juntas en ACN. Hemos visto ascensos a RVP en 360 días. Hay mujeres emprendedoras a las que  les va bien en ACN”.

El hijo de Leanne, Román, creció en ACN. En lugar de usar a su hijo como excusa para faltar a una capacitación, Leanne lo llevó con ella. Ató el deseo de su hijo de tener mascota con su propio objetivo: ascender a SVP.  Román se apuntó, e incluso llevaba nota del progreso de Leanne.

“Estaba comprometido”, dice Leanne. 

Y fue así como Román conoció a Rex, un gato rescatado. Hoy, son uña y carne, dice Leanne. Ese es otro ejemplo tangible de su impacto en las personas importantes para ella. Jim es una persona preparada y enfocada. Deborah y Nancy están ascendiendo y estableciendo su propio legado.

Nada mal para la mujer que es más alta que los tacones que le son característicos, quien puede fácilmente ofrecer un a brazo o pegar un puño, lo que sea que uno necesite en ese momento.

“Una combinación de elementos hacen que esta oportunidad sea la indicada para mí”, explica Leanne. “No creo que jamás vaya a perder la pasión por querer empoderar e inspirar a otras mujeres. En ACN, tenemos la oportunidad de cumplir con las mujeres ahora mismo”.

Los RVP y SVP (incluidos los integrantes del Círculo de Campeones) devengan ingresos anuales que logra menos del 1% de los IBO de ACN. Sus historias de éxito y ganancias son extraordinarios y poco comunes. Las ganancias como IBO de ACN se basan exclusivamente en la venta exitosa de productos a los clientes y el uso que estos hagan de los productos. Las personas incurrirán en gastos en la operación de su negocio de ACN, como la cuota de registro y la cuota de renovación, así como otros posibles gastos de operación. Como con cualquier negocio, las ganancias y el éxito en ACN no están garantizados, sino que dependen principalmente del compromiso, persistencia y esfuerzo de cada persona. Es posible que las personas no generen ganancias y pierdan dinero como IBO.

 

 

 


Comparte esto: