Noticias y blogs

#MujeresTriunfadorasdeACN: RVP Tonya Anderson

#MujeresTriunfadorasdeACN: RVP Tonya Anderson

Después de 23 años, Tonya Anderson brilla con su propia luz

Antes de que Tonya Anderson tan siquiera escuchara la presentación de ACN, tenía una pregunta sobre la compañía. 

¿Cómo se gana dinero?, le preguntó a la clienta que le estaba hablando de ACN en su salón. Tonya, que en aquel entonces era madre soltera, tenía una visión más grande. “Prefiero hacer eso”, dijo Tonya cuando le presentaron la Oportunidad de ACN.

Veintitrés años después, Tonya Anderson no ha parado de lograr cosas. Es RVP con un esposo en ACN y una actitud de gratitud hacia la empresa que la ayudó a alcanzar sus sueños.

Es una historia que incluye el triunfo sobre los obstáculos. Incluye una historia de amor (aunque no al principio). Y continúa hoy, cuando Tonya se desempeña como líder del movimiento de las mujeres y los sueños que aún persigue. Mayormente, es una historia de perseverancia y de un espíritu que no deja de llamar la atención.

“Sin creer no se puede llegar lejos”, dice Tonya. “Era joven e ingenua. Había sido empresaria antes de ACN. Mi mentor en ese otro negocio me enseñó cómo hacer las cosas”.

A 18 meses de convertirse en IBO de ACN, Tonya dejó el estilismo para dedicarse a la Oportunidad de ACN a tiempo completo. Se trazó una meta desde temprano: ascender lo suficiente en ACN antes de que se venciera el plazo de arrendamiento de su salón en 10 meses.

“Las personas con las que trabajaba podían hacerlo”, dice Tonya, “así que yo también podía”.

El comienzo de una vida y un negocio

Este es un buen momento para contarles una pequeña historia de amor en medio d  todo que comenzó como si se tratase de una novela romántica. Les delataremos el final: Tonya y Corey se conocieron en ACN y ya llevan juntos 19 años, construyendo una vida y un negocio.

Corey y Tonya se conocieron de pasada en una reunión de líderes. Corey había inscrito a un señor con familia en el pueblo natal de Tonya en Milwaukee. El recién inscrito le pidió a Tonya que reservara a Corey para que viniera a una reunión.

“Le había pedido que se presentara en un evento regional, pero siempre estaba muy ocupado”, cuenta Tonya. “Ahora tenía interés por Milwaukee. Lo reservé para el evento, pero no habíamos tenido una conversación como tal. No me caía bien para nada. Parecía arrogante, creído y sabía que era muy bueno en lo que hacemos”.

Vio a Corey sentado afuera en el aeropuerto, leyendo un libro. “Se le veía lleno de paz”, admite. “Parecía un Corey distinto”. Se abrazaron y entonces las cosas se pusieron interesantes. Bueno, más o menos. 

“Tuve ese momento de chispa”, dice Tonya. “Sentí como fuegos artificiales”.

Corey se subió al auto de Tonya y se fijó en una cinta de audio que tenía. Se llamaba La psicología de ganar. “¿Quién te lo recomendó?”, preguntó él. “Nadie me lo recomendó”, dijo Tonya. (¿No es linda la llama?) Recibo un catálogo de cintas sobre automejoramiento. ¿Nadie más sabe de eso más que tú?”

Como la habitación de hotel de Corey no estaba lista, se tuvo que quedar haciéndole compañía. Recuerden: sintió como fuegos artificiales, pero aún estaba reacia. Lo llevó a ver la hermosa orilla del lago Milwaukee.

Caminaron por el muelle (pescar es uno de los pasatiempos preferidos de Corey) y hablaron de sus vidas y sus historias. Llegaron allí a las 11 a.m y estuvieron allí hasta las 5 p.m. “Congeniamos en ese momento”, dice Tonya. Eso fue el 18 de agosto de 2000. El día que Tonya Anderson aprendió a no prejuzgar a otros. 

“Es algo que enseñamos”, dice ella. “Me dijo que estaba divorciado, y que probablemente nunca volvería a casarse. Le dije, ‘nunca se sabe, la mujer de tus sueños podría estar frente a tus narices’”.

Llamó a otro RVP después de ahí. “Le preguntó sobre él”, dice.  “Dame los detalles”.

“Cuando crezca quiero ser como ella”

Elizabeth Browning es una vendedora exitosa y fanática de Tonya. Se conocieron a principios de la carrera de Elizabeth, en una reunión de promoción en 2010 en la que Tonya presentó. 

“Era tan precisa, tan profesional, que me propuse ese mismo día que cuando creciera, quería ser como ella, ¡aunque le doblo la edad!”, dice Elizabeth, de 82 años. “Es uno de los seres humanos más profesionales, nobles y generosos que haya conocido”.

Es un tema común entre los que han ascendido alto en ACN: la generosidad y el desinterés. Son aspectos fundamentales para Tonya.

“Uno se da cuenta de que es imposible crear algo grande si uno está centrado en uno mismo”, dice. “Cuando te enfrentas a cosas en ti mismo, cuando te miras al espejo y ves cualidades que no te gustan, acéptalo, hazlo parte de ti. Comienza a trabajar para cambiar esas cosas”.

Ella cita las “mujeres poderosas de ACN” como inspiración, e incluye a Chanelle Burt (“está creando una plataforma para que las mujeres tengan su propia voz, y eso es increíble”, dice) y Debbie Davis (“somos muy buenas amigas, y nos pasamos fines de semana en su casa y planificando viajes juntas”).

Debbie tiene a Tonya en alta estima también.

“Tonya es lo que yo llamaría una gigante callada”, dice Debbie. “Es humilde, una líder servidora y su impacto en la gente es innegable. Ella emana un amor maternal por su equipo, y eso es lo que, combinado con su fuerza, confianza, conocimiento, experiencia y éxito, ¡la convierten en una líder poderosa!”

Un lugar seguro para vivir

Cuando tu negocio prospera y estás en ese modo de liderazgo servidor, nuevos sueños salen a la luz. Tonya se imagina creando una comunidad en que las personas con discapacidades y esquizofrenia puedan vivir de forma independiente, pero con acceso a las comodidades que necesitan.

El hijo de Tonya tiene una discapacidad y sufre de esquizofrenia. La visión de Tonya sería un oasis seguro para las personas con un historial semejante, como una comunidad de vivienda para personas mayores. “Tendrían acceso a servicios médicos, entretenimiento, un salón de belleza y mucho más”, dice. “Sería un lugar seguro para vivir”.

Durante su camino, Tonya intenta orientar a su equipo en el espíritu de los cofundadores de ACN que tanto admira. Dice que ellos son “irremplazables”.

“Nos dan un ejemplo tan increíble de generosidad, y estaremos siempre agradecidos”, cuenta.

“Nuestro equipo tiene la visión de crear un mundo de profesionales sanos, adinerados, caritativos y libres”.

Muchas de las personas que la conocen la consideran una extensión de eso.

“Ella tiene la capacidad de decirle a la gente lo que NECESITAN escuchar en lugar de lo que QUIEREN escuchar”, dice Debbie Davis. “Realmente le importa y quiere que la gente triunfe de verdad”. Ella te pondrá a pensar, te inspirará, te animará a hacer cosas que nunca pensaste que eras capaz de hacer y puede hacerte reír hasta que te duelan los costados.

“Ella aporta mucho a tu vida solo con conocerla”.

Los RVP y SVP (incluidos los integrantes del Círculo de Campeones) devengan ingresos anuales que logra menos del 1% de los IBO de ACN. Sus historias de éxito y ganancias son extraordinarios y poco comunes. Las ganancias como IBO de ACN se basan exclusivamente en la venta exitosa de productos a los clientes y el uso que estos hagan de los productos. Las personas incurrirán en gastos en la operación de su negocio de ACN, como la cuota de registro y la cuota de renovación, así como otros posibles gastos de operación. Como con cualquier negocio, las ganancias y el éxito en ACN no están garantizados, sino que dependen principalmente del compromiso, persistencia y esfuerzo de cada persona. Es posible que las personas no generen ganancias y pierdan dinero como IBO.


Comparte esto: