Noticias y blogs

#MilenialsALaCarga: RD Shayla Smith

#MilenialsALaCarga: RD Shayla Smith

Shayla Smith tiene todo lo que hace falta para ascender a la cima 

La vida de Shayla fue coreografiada de los dos a los 20 años. Cuando uno es suficientemente bueno para competir al más alto nivel y también llevar a casa las mejores calificaciones, domina todos los pasos.

“No buscaba necesariamente algo nuevo”, dice Shayla, quien cursaba el tercer año en la la Universidad Point Park de Pittsburgh en un programa de danza cuando la invitaron a una reunión de ACN. “¡No tenía tiempo ni de mirar!”

En dos años, Shayla Smith ha ascendido a la cima a un ritmo increíble, y se ha convertido en líder de un equipo multigeneracional que avanza hacia el #NextGenNow con un fervor que rara vez se encuentra a ninguna edad, y menos a los 22.

Un ex le habló a Shayla sobre la empresa y la invitó a una reunión sobre la Oportunidad de ACN. Ese día, se enteró de una oportunidad que podía transformar su vida.

Shayla quedó fascinada con ACN en esa primera visita. Siete días después, se dirigió a Charlotte para la Convención Internacional de ACN.

“Vi a personas de todos los niveles sociales”, dice Shayla. “Vi testimonios de madres que eran amas de casa, cirujanos dentales, pintores, estudiantes como yo. Todos habían encontrado el éxito en ACN”.

Shayla halló un optimismo y confraternidad en ACN que no había visto en el mundo de la danza. Gente con visión, generosa, trabajadora y con la mira puesta en un futuro brillante, algo que Shayla necesitaba desesperadamente.

En un período de siete meses, la abuela y el tío de Shayla habían fallecido. La salud de Shayla se deterioró, un deterioro lento producto de una vida llena de presiones y expectativas. 

“Me hacía muchísima falta ese positivismo, dice. “Fue como una bocanada de aire fresco. No me importa lo que sea, dije en aquel momento, me encantó lo que me hizo sentir. Todo el mundo estaba sonriente y de buen ánimo. Si alguien tenía problemas, los dejaban en su auto antes de entrar”.

“No me importa lo que haga falta”

Ya conoces la vibra que surge de los eventos internacionales. A través de los testimonios y capacitaciones. Shayla escuchó muchas letras durante ese primer evento. ¿Las que se le quedaron grabadas? S-V-P. “Fue transformador”, dice Shayla. “No me importa lo que haga falta, yo voy a llegar allí”.

Shayla trabajó con el Proyecto Alimentando Niños y la Casa Ronald McDonald, grandes entidades benéficas con las que ACN se afilia. Shayla se halló riendo y llorando, conmovida por todo. “Era como un sueño”, recuerda.

En algunas historias de ACN, hay conflictos, al menos al principio, con la familia. En particular cuando alguien deja de lado una pasión de toda la vida por el empresarismo. La familia de Shayla, incluso una persona dada a los negocios como su padre, le apoyó desde el principio. 

“Me dijo que me dedicara de lleno, a tiempo parcial o lo que quisiera”, dice Shayla de su papá, quien se jubiló antes de la edad de jubilación. “Todo el mundo a mi alrededor me había apoyado muchísimo”.

Su hermano se inscribió. Sus padres, al momento de esta publicación, estaban a punto de hacerlo. “Saben lo que representa ACN. Lo ven por la persona en la que me he convertido”, cuenta Shayla. 

La RVP Alejandra Kalman supo inmediatamente que Shayla estaba destinada para el estrellato. “Era sagaz, sabía expresarse, y era sabia para su edad”, dice Alejandra. “Vio la visión de esta empresa”.

El desarrollo personal que dio forma a Shayla continuó donde la danza se había quedado. ACN no perdió un momento, aunque los estudios y la danza limitaron su atención para la empresa.

“Tenía poco tiempo o cero”, dice Shayla. “Iba a una reunión de presentación, y a una capacitación de sábado, si el tiempo lo permitía. Comenzó a fascinarme. Ascender a ETL fue un gran logro”.

Con cada capacitación, con cada victoria, con cada testimonio, el nuevo amor de Shayla se convirtió en algo fijo en su corazón. “Empecé a tomarle cariño a ACN y cada vez significaba más para mí”, cuenta.

“Estaba completamente dedicada”

Shayla se graduó magna cum laude y como un nombre constante en el cuadro de honor. A pesar de su título de una prestigiosa universidad, el camino de Shayla estaba escrito en piedra. 

“Hasta que no terminara, no podía comprometerme con ACN como quería”, explica Shayla. “Pero estaba completamente dedicada. No era negociable”.

Esos primeros dos años a tiempo parcial ayudaron a Shayla a desarrollarse sin gran riesgo. Las oportunidades surgían cuando estaba lista para ellas.

El SVP Patrick Maser ha sido su mentor los pasados dos años, y le dice a la gente que no se moleste en tratar de buscar su propia Shayla. Simplemente, no existen muchos universitarios con dedicación y compromiso y “extasiados” con el programa, como le dice Patrick.

“Le digo a la gente, no traten de encontrar una Shayla”, dice él. “Sus hijos están ocupados sobreviviendo a la resaca los sábados por la mañana, no entrenando  a cientos de personas a sus 21 años”.

“Quiero ser un ejemplo”

Dejar de darle vueltas al asunto fue probablemente su mayor desafío. Recuerden: se trata de una estudiante de tercer año que intentaba venderles un cambio en su estilo de vida a posibles candidatos. Las buenas calificaciones son una cosa, ¿pero qué sabía una chica como ella sobre las telecomunicaciones y la energía? 

“Le dije: ‘no le digas a la gente de tu edad. Asumen que eres mayor’”, dice Patrick. “No se trata de su aspecto, se trata de su forma de comportarse. Si ella no les dice, piensan que tiene 28. Mark Zuckerberg también tuvo 19 años. Y Bill Gates. Los banqueros comoquiera les dieron millones”.

También ayuda cuando uno puede llamar a los Maser para que te den ánimo. “Trabajar con mentores acelera todo el proceso”, explica Shayla. “Tienen muchísima experiencia. Si comienzo a desviarme del sistema, pueden decirme,  ‘esto es lo que hiciste mal’”. 

A menos de dos años, no solo hace esas llamadas, sino que las recibe también. Siempre está tomando nota, y aprovecha cada pedazo de sabiduría que escucha para beneficiar a otras personas más adelante.

“Es muy buena comunicadora, una de las mejores capacitadoras que tenemos”, dice Alejandra. “Es bien organizada y regimentada con su vida. A nadie le sorprenderá que logre ser una de las SVP más jóvenes de esta empresa”. 

Las metas de Shayla se alinean con las de cualquier IBO con sueños: RVP para finales de 2019, SVP dentro de dos años. Ella ansía ser esa presencia en el escenario, ese faro para las poblaciones que representa: milenials, minorías, mujeres, pero también hombres, personas de la generación X, cualquiera que esté en ACN. 

“Quiero ser un ejemplo”, dice Shayla. “No importa los obstáculos con los que se topen, sé lo importante que fue eso para mí”.

Si alcanzas una meta, tus colegas y tus amigos lo notarán. Shayla dice que su ascenso a RD hizo que le enviaran más de 300 mensajes en cada una de sus cuentas de redes sociales.

“Decían, ‘estuve a punto de rendirme, pero escuchar tu historia me inspiró’”, dice Shayla. “Eran muy jóvenes, minorías, estudiantes. Transmitieron mucho respeto”. 

¿Sabes cuando uno le habla a un taxista de ACN mencionan a MD Rahman? Él es famoso por pasar de estar detrás del volante a ser rey de la selva en ACN. Ahora, cuando mencionen a un universitario, eso ameritará una historia sobre Shayla Smith. 

“Uno atrae lo que uno es”, dice Patrick. “Ella puede hacer eso. Todo un grupo de gente en esa población desea libertad. No todo es dinero”.

Shayla no esconde lo importante que es su fe. Reconoce que no todos los nuevos IBO cuentan con el apoyo de la familia desde el principio. Pero en su equipo, la tienen a ella como familia.

“Cuando te das cuenta del poder de la generosidad”, dice Shayla, “la vida se hace mucho más fácil”.

 Los RVP y SVP (incluidos los integrantes del Círculo de Campeones) devengan ingresos anuales que logra menos del 1% de los IBO de ACN. Sus historias de éxito y ganancias son extraordinarios y poco comunes. Las ganancias como IBO de ACN se basan exclusivamente en la venta exitosa de productos a los clientes y el uso que estos hagan de los productos. Las personas incurrirán en gastos en la operación de su negocio de ACN, como la cuota de registro y la cuota de renovación, así como otros posibles gastos de operación. Como con cualquier negocio, las ganancias y el éxito en ACN no están garantizados, sino que dependen principalmente del compromiso, persistencia y esfuerzo de cada persona. Es posible que las personas no generen ganancias y pierdan dinero como IBO.

 

 


Comparte esto: