Noticias y blogs

Mujeres triunfadoras: Debbie Davis

Mujeres triunfadoras: Debbie Davis

Érase una vez, Debbie Davis hizo lo que muchas mamás han hecho para ganar dinero. Trató el mercadeo de red. Cuatro veces. 

“Fracasé de la forma más terrible y miserable”, cuenta Debbie. “No quería volver a hacerlo”.

Si estás en ACN, o pensando en incorporarte, puedes apostar a que  Debbie no se rindió. Pocas personas aparte de los cofundadores han sido tan vitales para la existencia de ACN.

Hace veintiséis años, ella quería quedarse en casa con sus hijos. Veintiséis años después, sus hijos han crecido y ACN es una empresa global.

Gracias a coincidencias benignas, cuatro emprendedores emprendieron camino por las aguas turbulentas de las ventas directas. No pudieron encontrar la empresa indicada que tuviera todos los ingredientes que buscaban. Así que la crearon. Y Debbie Davis estuvo con ellos desde el comienzo.

“Tuve la suerte de conocer a los cofundadores antes de que fueran los cofundadores”, dice Debbie. “Fue por lo que conocía de ellos, de su historia, de su integridad y de su visión que lo hice. Creía en mi corazón que si ellos eran los que estaban creando esto, sería algo increíble. 

“No lo hice porque pensara que podía tener éxito, sino porque me daba terror pensar que podía perderme de algo que ellos fueran a crear”.

Respiró profundo y se lanzó de cabeza. 

“Yo creía que otras personas podían hacerlo”, dice Debbie. “Sin embargo, ni en un millón de años me veía a mí misma como alguien que pudiera ser exitosa. De hecho, tenía tan poca confianza en mí misma después de tener tantos fracasos que mi meta original era solo ganar (un dinero adicional) para poder llevar a mis hijos a desayunar cada domingo porque detesto cocinar. 

Hoy miro todos esos fracasos como peldaños en mi camino. Aprendí mucho de ellos”.

“Se supone que triunfes.”

Debbie se sentía privilegiada, pero oró para una guía.

“Entre conocer y presentarle Greg a Robert a Mike y Tony y todas las historias sin contar, no me cabe duda de que Dios medió en todo esto”, cuenta Debbie. Pero ella le preguntó a Dios si su papel era solo presentar a estas personas y ya.

No tenía título universitario. No tenía mente para los negocios fuera de falsos comienzos en el mercadeo directo. Y entonces... 

“La respuesta me llegó de manera clarar y rotunda”, recuerda Debbie. “‘¡NO, tonta! Se supone que triunfes y asciendas a la cima de la empresa para que puedas ser ejemplo de que lo que los fundadores le han dicho a la gente es cierto. Que cualquiera puede lograrlo”. 

El cofundador Mike Cupisz ya había encendido la llama en Debbie. 

Él la veía como uno de los principales líderes de ACN, hasta que un día lo puso en dudo. Tal vez me equivoco, dijo Mike. Si tú no te lo crees, nunca lo lograrás. Debbie quería que Mike tuviera razón. 

“Todo cambió cuando tomé la decisión de creerlo”, dice. “Me había estado saboteando diciéndome cosas negativas. Hice el esfuerzo consciente de cambiar mi forma de pensar. Eso y una excelente ética de trabajo funcionó”.

Le tomó dos años llegar al punto de creer primero, y después de saber que podía hacerlo. Y después un año más para ascender a RVP. En aquel entonces, con un servicio, los IBO podrían obtener un punto por cada cliente. Se podía tener un solo cliente por hogar con servicio de larga distancia. 

Los RD necesitaban cinco líneas de IBO con 200 puntos en cada línea en aquella época. “En teoría, parecía mucho más difícil”, dice Debbie. “Pero no sabíamos lo que no sabíamos”.

Lo único que teníamos era la oportunidad y la visión de un ingreso residual a largo plazo de una factura de larga distancia de $16 al mes en promedio como único servicio.

¿Ofertas mensuales y bonos por clientes con anticipación? Por favor.

“Si regresaran a lo de antes, todo el mundo se saldría”, dice Debbie entre risas.

“Una oportunidad igual para todos.”

Después de su ascenso a RVP, las mujeres asediaban a Debbie en el baño con preguntas.

¿Cómo se adquiere RVP como mujer?, le preguntaban. ¿Qué tiene que ver que sea mujer?, se preguntaba.

“Esto es una oportunidad igual parar todos”, dice Debbie. “Yo no tenía título universitario. Era mujer, ama de casa y mamá desempleada. Nada de eso importó.  Ser mujer es solo un problema si lo es parar ti”.

Terri Matton es una RD de Windsor, Ontario. Su hermana le insistió para que hicieran una larga cola para hablar con Debbie en una capacitación de sábado. “Tenía los pies tan bien puestos en la tierra, que no lo podía creer”, dice Terri de ese primer encuentro. 

Terri se unió y tenía muchas ganas de traer a otras personas a entrenarse con Debbie. “Me hizo sentir que podía establecer este negocio”, dice Terri.

“Eso me ha permitido verme como una líder”, añade. “Presentar reuniones, las capacitaciones de los sábados. Seré SVP en ACN gracias a que ella creyó en mí antes de que yo lo hiciera”.

Taneisha Tucker comenzó en ACN tímida, pero observadora. Debbie le rogó que se esforzara por salir de su zona de confort. Lo hizo durante todo el camino hasta llegar a RD. 

“¿Algunas vez has tenido una excusa en la punta de la lengua, pero te frenaste antes de decirla porque sabías a quién se le ibas a dar?”, pregunta Taneisha. “Debbie dice, ‘puedes crear excusas o crear dinero, pero desafortunadamente no puedes crear ambos’".

“Llevar a más gente a la cima.”

A Debbie le gusta hablar de qué ACN no es. Sin fronteras, sin límites, sin etiquetas. Para ella significa mucho cuando ve a sus apadrinados desfilar por el escenario.

“Lloré cuando desfilé por ese escenario”, dice Debbie. “Lloro más cuando lo hace la gente de mi equipo. En ACN, se trata de llevar a más gente a la cima. Sin embargo, la gente tiene que quererlo”.

El SVP y cointegrante del Círculo de Campeones, Danny Volonino, lo quería. Se apareció por un Applebee’s cerca de la medianoche para reunirse con ella. Danny dice que lo único que ella tuvo que hacer fue decirle lo que tenía que hacer.

“Se ganó toda mi fe y confianza de inmediato”, dice Danny. 

Debbie le puso el listón bien alto: obtén 25 clientes y cinco socios de negocios. Danny dijo que lo conseguiría al siguiente día. Cabe señalar que ya era la medianoche. “No sabía a qué me atenía”, dice Danny. 

Danny llamó a Debbie a las siete de la noche el siguiente día con 18 clientes y tres socios. Fue un logro poco típico de la mayoría de los IBO. No le hizo saber que era un increíble comienzo. “Le doy gracias por eso”, dice Danny. “No habría sido tan determinado si lo hubiese hecho”. Le rogó que hiciera lo que dijo que iba a hacer.

“Confié en ella en una época en que no confiaba en nadie”, dice Danny. “Nunca me ha defraudado de ninguna manera”.

Los Davis llevarán a toda su familia de crucero para celebrar su cuadragésimo aniversario de bodas este año. Es un bien merecido descanso, pero Debbie sabe que queda más por hacer. Ella quiere seguir cambiando vidas, de la misma forma en que sus patrocinadores, los cofundadores, lo siguen haciendo. 

“ACN es la empresa que somos gracias a la integridad, visión y ética de los cofundadores”, dice Debbie. “La gente debería tener más confianza en los caballeros que dirigen esta empresa más que en cualquier otra persona, incluidos sus líderes”.

Consejos de Debbie: 

1-SIGUE A LOS COFUNDADORES | Serán los que más te vitorearán porque quieren que triunfes en grande y ayudes a otros a lograr lo mismo.

2-HAZ EL TRABAJO | Una de mis mayores bendiciones fue no tener una línea de patrocinadores que hiciera llamadas en conferencia, mis PBR, lanzamientos o que me ayuda a conseguir clientes. Si los hubiese tenido, creo que no hay Dios en esta tierra que me hubiese llevado adonde estoy hoy porque me habría recostado de eso. 

3-HAZLO TUYO | Es más fácil recostarse de alguien más que tener el control de tu negocio con la  mentalidad de que todo depende de ti. Cuando llegas a ese punto, podrías saltar de un avión y caer en cualquier parte del mundo y allí establecer una organización enorme porque tienes la confianza de que puedes hacerlo todo. A veces es difícil ser intrépido, ¡pero tú puedes hacerlo!

4-SUEÑA EN GRANDE | No te veas como una persona más en medio de la organización de otro. Piensa en ti en la cima de tu propia organización y toma las riendas. 

“Haz lo que se sienta incómodo, hasta que deje de serlo”, dice Debbie. “Cierra los ojos y salta.

Persigue tus sueños, pero no dejes que te limiten. Dios podría tener algo mucho más grande para ti en sus planes de lo que puedes llegar a imaginar”.

Las ganancias como IBO de ACN se basan exclusivamente en la venta exitosa de productos a los clientes y el uso que estos hagan de los productos. Las personas incurrirán en gastos en la operación de su negocio de ACN, como la cuota de registro y la cuota de renovación, así como otros posibles gastos de operación.  Como con cualquier negocio, las ganancias y el éxito en ACN no están garantizados, sino que dependen principalmente del compromiso, persistencia y esfuerzo de cada persona. Es posible que las personas no generen ganancias y pierdan dinero como IBO.

Los RVP y SVP (incluidos los integrantes del Círculo de Campeones) devengan ingresos anuales que logra menos del 1% de los IBO de ACN. Sus historias de éxito y ganancias son extraordinarios y poco comunes.


Comparte esto: