Noticias y blogs

#MilenialsalaCarga: Audric Hartmann Karsenti

#MilenialsalaCarga: Audric Hartmann Karsenti

Antes de forjar su camino a la cima, Audric era un hombre común y corriente caminando por la calle. 

Audric Kartmann Karsenti era un hombre común y corriente caminando por la calle antes de ACN.

Era un hombre que estudiaba para ser ingeniero y un jugador consumado de badminton, pero seguía siendo un hombre que caminaba por la calle. 

“Oye amigo”, le dijo un hombre desde  una minivan. “¿Te interesa ganar algo de dinero adicional?”

“Me interesaba complementar mi ingreso y tener libertad de tiempo”, cuenta Audric. “Nunca quise trabajar en una empresa convencional, tener un empleo de 8 a 5 de lunes a viernes. Le di mi número. No sabía que existía este tipo de negocio”.

Al centrarse en dirigir su enfoque  al  desarrollo personal, Audric ha superado obstáculos en su trayectoria a RVP. 

Tímido pero determinado, Audric forcejeó con el carácter social de ACN  y la naturaleza intuitiva del negocio. Hablar con la gente se convirtió en un impedimento que le costaba trabajo a Audric.

“Tuve que superar estos obstáculos, aprender a ser sociable”, dice Audric. “Desde el principio, supe que tendría que aprender cosas nuevas”.

Matthieu Racette conoce a Audric desde sus días de badminton en la secundaria. Sabe que Audric es alguien que está dispuesto a dar su mayor esfuerzo para llegar a ser el mejor.

“Cuando Audric comenzó en ACN, quería estar en la cima”, dice Matthieu. “Tiene una actitud positiva incluso en los momentos difíciles”.

Estos momentos difíciles comenzaron casi de inmediato.

Muy temeroso del presente

Audric cuestionó si tenía suficiente voluntad para impulsarlo a mejorar. Para una de sus primeras presentaciones, invitó a un hombre a un café, pero...

“No le dije nada sobre ACN”, dice Audric. “Estaba muy temeroso del presente”.

Audric recurrió a las personas que conocía mejor, su equipo de badminton de la universidad. Cuando su entrenador se enteró de la reunión para presentar ACN, intervino. 

“Les envió un correo electrónico a todos los jugadores para decirles que ACN no era  real”, cuenta Audric. “Fue un traspié en mi comienzo, pero no importó”.

Audric trabajaba algunas horas a la semana, que comenzaron a sumarse. Con arduo trabajo, llegó a Team Coordinator. “Me enamoré de la Oportunidad”, dice. Fue suficiente para que  se convirtiera en su pasión y dejará atrás la ingeniería. 

“No importaba cuán bueno fuera”, dice  Audric, quien ascendió a ETL y a RVP con trabajo duro. “Se trataba de cuán bueno podía llegar a ser”.

El competidor que trabaja más arduamente

En badminton, Audric triunfó gracias a su motivación y su talento. Pero entendía el potencial del competidor que trabaja más arduamente, incluso contra un oponente más talentoso.

“En el deporte, alguien que trabaja arduo gana contra alguien con talento que no trabaja duro”, dice Audric. “Con talento, nunca se puede ganar contra alguien que trabaja muy arduamente”.

Audric ha agregado talento también. Reconoce el valor de influenciar a la gente como líder. “Aún me queda mucho por aprender”, dice. “Hay muchos libros que puedo leer”.

Uno, Cómo ganar amigos e influir sobre las personas, de Dale Carnegie, transformó la mentalidad de Audric. “Me pregunto: ¿qué cosas hice? ¿Qué puedo hacer mejor?”, dice. “Estoy centrado en mi negocio”.

Audric también ve videos, asiste a capacitaciones y habla con sus mentores. Sigue la trayectoria de Mathieu Lamontagne, Mathieu Ambrose y Nathan Goldberg establecida en Canadá. 

“Me fijo en cómo hablar y cómo actúan”, dice Audric. Comenzó a manejar los negocios con aplomo, anulando las emociones y manteniéndose estoico. No le pareció que los entrenamientos internacionales valieran la pena el viaje.

“No iba a entusiasmarme más de lo que estaba”, comenta Audric. “Fui porque mi mentor me animó a que lo hiciera. Si nada cambiaba, no había problema”.

Ese evento, la Convención de Charlotte, alteró la mentalidad de Audric para siempre.

Los eventos transforman la mente

Los IBO escuchan hablar del impacto del entrenamiento internacional.

“Después de Charlotte, entendí la esencia de este negocio”, dice Audric. “La convención me mostró la parte de mí que quería ser líder, no solo la parte que quería ganar ingreso adicional”. 

Cuando uno va solo al entrenamiento internacional, uno lo ve por uno mismo. Sin embargo, si uno no lleva compañeros de equipo, después tiene que buscar la forma de explicarlo. Es como describir una película o libro increíble a alguien que no lo ha vivido.

“Me ayudó a cambiar mi visión”, dice Audric. “Compartía este negocio con la gente. Se convirtió en una visión compartida. Quería ganar como equipo. Entonces, compartía una visión. Eso me ayudó a animar a más personas a trabajar duro”.

Esto les resuena en particular a los milenials, una generación indispuesta a atarse a un escritorio y horarios de oficina. Quieren viajar y trabajar. Se trata de tener más flexibilidad. 

Algunas familias no se unen rápidamente a la revolución cuando uno comienza en ACN. Audric se enfrentó a esto. Su padre veía para Audric un papel más importante en la sociedad, y más aceptación social, en la ingeniería que con el mercadeo multinivel. 

“Desanimó a mi hermana (Julia)”, dice Audric. “Ella nunca quería escucharme hablar de mi negocio. Le dije que tenía que ser mi cliente. Se negó”.

Lo que veía el padre de Audric eran muchas reuniones, pero ningún “resultado”. Audric dice: “No veía el desarrollo personal, solo el ingreso. Cuando llegue a TC, sentí una transición en mi negocio. Y papá cambió su visión y comenzó a apoyarme”.

Julia le escribió a Audric. Quería formar parte. “Fue entonces que vieron los cambios, no solo en las finanzas, sino a nivel personal”, cuenta Audric. “Podían ver las cosas que sucedían a partir de mi desarrollo”. 

La familia y equipo de Audric notó que los cambios también tenían un efecto en la gente a su alrededor. 

“Vieron que llevar el negocio me convirtió en alguien más importante que la persona que intentaba ser antes”, dice Audric.

Devolver libertad

Audric tiene flexibilidad en su negocio. Ya no compite en badminton, aunque toma boxeo un par de veces a la semana. Además, devuelve esa energía a su equipo.

“ACN es parte de mí”, cuenta Audric. “Mis amigos están en ACN. Cuando nos reunimos, ¡hablamos de ACN! Nos inspiramos mutuamente en el negocio. Siempre estamos listos para ser mejores personas que antes”. 

Las metas de Audric: ascender a SVP, ingresar al Círculo de Campeones. “Me queda mucho desarrollo en mi camino”, concede. 

Mathieu Racette vaticina un crecimiento sin límites para su amigo y mentor de camino a la cima.

“Ascenderá a SVP porque es el último puesto”, dice Matthieu. “Después de ahí, me lo imagino intentando construir algo con eso. Le gustan las bienes raíces. Tal vez hará eso al mismo tiempo”.

Lo que comenzó como una conversación con un hombre en una camioneta se ha convertido en un camino con el que Audric soñaba. 

“Me gustaría tener impacto no solo en ACN, sino también generar el máximo ímpetu en cualquier negocio de mercadeo multinivel”, dice Audric. “Creo muchísimo en ACN, y pienso que la empresa tiene una gran importancia en la industria”.


Comparte esto: