Noticias y blogs

Cultivar el líder interior

Cultivar el líder interior

Debbie Davis les muestra a las mujeres cómo hacer y crecer.

Marzo es el mes de la mujer y por eso destacamos a mujeres poderosas que han permitido que ACN sea lo que es hoy.

Los grandes líderes miran atrás para examinar sus decisiones e identificar lo que hicieron para enfrentarse a sus desafíos, explorar su mentalidad y forma de ser y comprender hasta dónde llega su abundancia, talento, visión y aguante. La historia de Debbie Davis forma parte de la historia de liderazgo de ACN. Debbie es IBO de la empresa desde sus comienzos. Pero cuando mira atrás a los días que precedieron a ACN, ve a alguien que tuvo que fracasar para salir adelante y enfrentarse a una mentalidad que permitía que obstáculos como la duda y el fracaso evitaran que alcanzara su potencial.

 

“Era ama de casa y mamá de tres niños”, cuenta Debbie. “Dejé 18 trabajos, fracasé cuatro veces en intentos de negocio de mercadeo de red. De hecho, nadie trató de incorporarme a su equipo en realidad. Yo misma me integré al negocio las cuatro veces, y después de fracasar miserablemente por cuarta vez, juré nunca involucrarme en ningún otro”. 

Damos gracias por las promesas rotas, porque Debbie volvió a intentarlo... con ACN. Hoy, le atribuye su trayectoria de 27 años con la empresa a su capacidad de adquirir todas sus destrezas y abrirse camino como líder. Fue la primera mujer en ascender a RVP, una de las primeras mujeres en ascender a SVP y una de las primeras mujeres en subirse al escenario como capacitadora; hoy en día, damos gracias por el impacto que ha tenido en las vidas de los IBO. Por medio de su ejemplo, las mujeres pueden ver claramente que ACN es una “oportunidad con igualdad de oportunidades”. Debbie explica que ACN es la oportunidad perfecta para las mujeres.

 

“Las mujeres podemos hacer 10 cosas a la vez”, dice. “Si necesitas que se haga algo, dáselo a una mujer. Las mujeres hacemos. Damos luz y nuestro sentido de maternidad innato nos permite barajar muchas cosas a la vez. No hay ninguna razón para que las mujeres sientan que no pueden tener éxito en ACN. Esto es algo que las mujeres definitivamente pueden hacer. De hecho, a las mujeres se les da de maravilla”.

“Esto es un negocio en que necesitas darles a las personas la oportunidad y crear un entorno que les permita crecer”, continúa. “Yo no era el tipo de persona líder al que la gente acudía. Así no era como me veían los demás hace 27 años cuando comencé. Me veían como alguien que había fracasado en un montón de cosas. Sin embargo, PODRÍA decirse que eso hacen los líderes: lo siguen intentando. Todos tenemos cualidades de liderazgo, pero no todo el mundo está dispuesto a trabajar arduamente para cambiar y crecer mentalmente, y es eso es lo que hace falta.  Lo que les impide hacerlo es el miedo, la duda y el desánimo. Las mujeres tienen que estar dispuestas a superar todas esas cosas”.

 

Debbie cree que los líderes se encuentran; sin embargo, al igual que fue su caso, piensa que muchos líderes realmente no se ven de esa forma hasta que crece su fe en sí mismos. Explica que esa capacidad de cultivar las habilidades de una persona para sacar el líder que llevan por dentro es una destreza en la que se destacan las mujeres. Ayudar a la gente a encontrar su voz para sacar a la superficie ese gigante que llevan por dentro es algo necesario en este negocio, dice ella, porque puede tomar tiempo desarrollarse para llegar a ser la persona que uno estaba destinado a ser.  Lo interesante, dice Debbie, es que mientras más uno se centra en ayudar a otros a lograrlo, más uno crece.

 

Al mismo tiempo, Debbie quiere que las mujeres sepan que las cualidades que hacen que estas sean excelentes en ACN –el valor, la visión, la perseverancia, el trabajo arduo– es lo que forma a los grandes líderes en ACN, independientemente de su sexo, historia o formación. El éxito como IBO depende del trabajo que uno le dedique, añade, y todos comienzan en el mismo lugar en esto.

 

“Mi éxito no depende de nada más que de mi disposición de hacer y crecer”, explica Debbie. “Y lo tienes que hacer en ese orden exacto. Uno no puede quedarse sentado leyendo y esperar a crecer... el crecimiento se da en el proceso de hacer las cosas. Tenemos que salir a HACER que las cosas se den.  Es prácticamente todo lo que hace falta. Incluso cuando piensas que no puedes, porque no importa lo que pienses... tienes razón. Así que, ¡hazte portero en la puerta de tus pensamientos y SAL! 

Tenemos muchísimas mujeres increíbles en ACN. Me siento verdaderamente inspirada por todas las mujeres en nuestra empresa y las cosas por las que pasan y a través de las que han crecido. Son increíbles ejemplos”.

Debbie es prueba fehaciente de que, si uno está dispuesto a hacer el trabajo duro, es posible crecer con ACN. Además, Debbie ve a ACN como su oportunidad de demostrarles a las mujeres que este es el camino hacia el empoderamiento, la igualdad y la libertad.

 

“Lo que me salvó no fue pensar que ser mujer debería marcar la diferencia”, dice.  “Una de las trampas en las que caemos las mujeres es pensar que tiene que haber algo especial para que seamos exitosas. Esta es una oportunidad de aceptar tu libertad y vivir tu libertad y ser libre. ACN nos da muchísimo. No necesito ser algo más que los hombres porque soy mujer. Tengo la misma oportunidad exactamente que ellos. Para mí, eso es lo más empoderador de todo como mujer en ACN. No me bastan las palabras para expresar mi sincera gratitud por esta oportunidad transformadora para que cada persona elija lanzarse de verdad”.


Comparte esto: